Dallas Buyers Club (El Superviviente). (Héroe II).


Dirigida en el año 2013 porJean-Marc Vallée y rodada en tan solo 25 días, con un presupuesto ínfimo,  es una película biográfica basada en la vida de Ron Woodroof (vieja gloria de los rodeos  y con una querencia especial por las drogas y el bourbon), y protagonizada por Matthew McConaugheyJared LetoJennifer Garner y Steve Zahn.

¿qué es aquello que nos hace levantarnos de la cama cada día, aún en las peores condiciones?

¿qué energía mueve a aquellos que tratan de buscar nuevas vías para la solución de sus problemas, o para alcanzar sus objetivos, aunque, una y otra vez se vuelvan más estrechas, hasta el punto de dejarte en un aparente callejón sin salida?.

Hablamos de la supervivencia. La supervivencia, no tiene por qué plasmarse solamente en el hecho de querer vivir o desear continuar la existencia. Qué evidentemente, es nuestro más profundo instinto.

Se trata también de dotar de un sentido a tu existencia. El estado de felicidad, no se alcanza sólamente teniendo las necesidades básicas cubiertas. Se trata de que cuando tus valores, derechos y creencias están siendo vulnerados, saques fuerza de flaqueza y combatas con todas tus fuerzas contra lo que te está siendo arrebatado. Se trata de no traicionar aquello que has decidido que te acompañe en tu camino. Este es el verdadero camino del héroe. En realidad, es la construcción de una sana autoestima y respeto por tí mismo.

Y pasa muchas veces. En el día a día. No hace falta estar recluido en un campo de concentración plagado de esvásticas. O  dentro del grupo de compradores que crea nuestro protagonista. Ya que aquí el contexto nos dirige a una lucha entre los intereses de la administración (influencias, acuerdos económicos,etc) y los de un puñado de seres humanos,  afectados por el  virus VIH, quienes no reciben un tratamiento que está comprobado, que es beneficioso, aduciendo que dichos medicamentos no están aprobados por los organismos reguladores. Y cual es la verdadera razón de fondo, que existe un medicamento que ha sido investigado y fabricado por una compañía farmaceútica, y que es necesario promocionar.

Impresionante lucha, la que lleva a cabo nuestro protagonista.

¿y qué hacemos cuándo nos vemos en una situación en la que está siendo vulnerado aquello en lo que creemos, que forma parte de nuestra esencia?.

Algunos toman el camino pasivo. De mantener el estatus quo. De dejar que pase la tormenta. De hacer como sí no hubiera sucedido nada. De ponerse una venda en los ojos. ¿Os resuena?.

Otros optan por un camino activo. De defender aquello que es importante y esencial en sus vidas. Podemos hablar del “no fallarse a sí mismos”. De ser fiel a aquello que decides que es importante.

Interesante punto de partida.

¿qué hace falta para no fallarse a uno mismo?

  • En primer lugar, podríamos hablar de AUTOCONOCIMIENTO. autocomocimiento¿nos conocemos realmente?. ¿sabemos cuáles son nuestras fortalezas y debilidades ¿y nuestros valores?, ¿qué sentido y prioridad le damos en nuestras vidas?, ¿están presentes en el día a día? ¿qué actividades y comportamientos en nuestra vida diaria, los honran y cuáles los deshonran?.

Propuesta: Ve a un sitio tranquilo. Acomódate y haz un simple listado de actividades diarias. Reflexiona y anota qué valores y contravalores están presentes . Por ejemplo, sí para ti el respeto en un valor, y no lo estás aplicando en alguna actividad, quizás estará presente  su contravalor, que sería la falta de respeto (puede darse en cualquiera de tus entornos: familia, pareja, trabajo, amistad)

Toma consciencia de ello. Ya que te encontrarías ante un conflicto de valores. Y de ahí deriva un malestar creciente, que, en ocasiones, no serás capaz de discernir de dónde procede. En otras palabras. Estás lidiando una lucha interna contigo mismo. Donde la incongruencia entre lo que piensas, lo que dices, y lo que haces no se encuentran en un mismo punto. Han decidido tomar caminos separados. Y a partir de ahí, parece que las cosas no van bien. Surgen los problemas.

Revisa ese listado y date cuenta de sí están presentes, sí no lo están, o sí te gustarían que estuviesen más presente en tu día a día . Entonces diseña un plan para incorporarlos y revísalo periódicamente. Estoy seguro de que la calidad de tus experiencias que vives mejorarán, y la respuesta de tu entorno no se hará esperar.

  •  PONER LÍMITES.

Una vez que hallas completado la fase anterior, decide cuáles son tus límites. ¿Hasta dónde permites que tu entorno rebase estos límites, y entre en conflicto con aquello que para ti es importante?.limites

Nuestro protagonista decide que su entorno es tóxico para conseguir sus objetivos, o, simplemente, para sobrevivir. Y lo deja a un lado.

Tú decides. ¿Cómo son esos límites?: flexibles, infranqueables, sólidos, frágiles…

No estamos hablando de que te conviertas en un indio sioux, que se pone en pie de guerra en cuanto alguien profana su territorio. Aunque sí, de que seas consciente de para qué sirven esos límites que has decidido marcarte, cuál es el objetivo final de estos límites, y sí te están siendo  útiles o no. Una vez que empieces a incorporarlos a tu vida, podrás trabajar con ellos y transformarlos o afianzarlos.

Propuesta: Dibuja una circunferencia y desde el centro traza varias líneas rectas, a modo de los radios de una rueda de bicicleta. Nombra cada porción, que van a ser las principales relaciones que hay en  tu vida: trabajo, pareja, familia, etc.

Indica que valores te gustarían que estuviesen presentes en cada área y toma consciencia de cuáles no están. Con ello podrás tener una mejor comprensión de qué tipo de relaciones mantienes y como construir las que realmente deseas disfrutar.

  •  ASERTIVIDAD.

Ya estamos en la fase del camino. Del día a día. ¿cómo puedo poner en práctica esto en mi vida diaria?. Siendo asertivo.
asertividad

La asertividad suele definirse como un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos. Cabe mencionar que la asertividad es una conducta de las personas, un comportamiento. Es también una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.

A continuación, mostramos algunas de las características principales de la persona asertiva:

  • Ve y acepta la realidad
  • Actúa y habla con base a hechos concretos y objetivos
  • Toma decisiones por voluntad propia
  • Acepta sus errores y aciertos
  • Es autoafirmativo, siendo al mismo tiempo gentil y considerado
  • No es agresivo; está dispuesto a dirigir, así como a dejar que otros dirijan
  • Puede madurar, desarrollarse y tener éxito, sin resentimiento
  • Permite que otros maduren, se desarrollen y tengan éxito
  • Pide lo que necesita, dice lo que piensa, y expresa lo que siente, con respeto.

¿qué os parece? Suena bien, ¿verdad?. Aunque no es una tarea fácil. Es algo en lo que tenemos que adiestrarnos.  Paso a paso. Pero sí fijarlo como un objetivo clave, sí es que todavía no somos asertivos, o, deseamos serlo.

  • DISCIPLINA.

Esto es el “core” de cualquier cambio que deseemos realizar en nuestras vidas. Vale para todo. El objetivo final, se traduce en hábitos. Por naturaleza, es más fácil, adoptar hábitos que estén más cercanos al placer, que los que están posicionados alrededor del sacrificio y/ o incomodidad.

disciplinaTomemos el ejemplo de Woodroof. Una vez que decide sus objetivos de vivir más allá de los 30 días con los que fue pronosticado su fin de viaje, se transforma en un auténtico experto en nutrición, que, decide solamente nutrirse de aquello que es adecuado para su organismo.

Una reciente investigación proveniente del University College de Londres reclutó a 96 personas que estaban interesadas en formar nuevos hábitos muy sencillos como ingerir frutas en las comidas o correr 15 minutos al día.

Fue necesaria una media de 66 días para lograr consolidar el hábito. La práctica sin lugar a dudas facilita cierta automatización pero estos avances podrían perderse si la persona abandona el proyecto antes de los 60 días, donde el hábito finalmente se consolida. No obstante, no todas las personas necesitaron de 66 días; a unas pocas privilegiadas les bastó con 18 días mientras que otras necesitaron hasta 254 días, casi nueve meses para lograr consolidar el hábito.

–       Los investigadores además nos hacen notar algunos detalles que podrían sernos de utilidad para nuestra vida cotidiana:

–       Saltarnos un día en el entrenamiento no reduce nuestras posibilidades de formar el hábito.

–       El hecho de necesitar más días para formar un hábito no indica que éste no se consolidará sino que somos personas más resistentes a la rutina.

–       Para formar un hábito en los primeros días es imprescindible una fuerte motivación intrínseca y un elevado grado de persistencia.

  • RECONOCIMIENTO

Reconoce tu esfuerzo y prémialo. Esto mejorará tu relación contigo mismo. Hará que construyas una autoestima más sana. Admírate y expresátelo. Recuerda. De dentro hacia fuera. Sí tu no reconoces tu esfuerzo, tu talento, incluso tus debilidades, tu entorno lo podrá hacer por ti, pero no va a estar todos los días de tu vida para recordártelo, y no lograrás integrarlo.

Reconoce también a tu entorno. Todo lo que te ha ofrecido, te ofrece y te ofrecerá. Admíralo y exprésaselo. Más aún en aquellas situaciones en las que te sientes vulnerable.reconocimiento

Nuestro protagonista, pasa de ser un recalcitrante cowboy texano homófobo , a tener como compañero de viaje en sus últimos años, a un transexual. Y, finalmente, logra reconocerle como una persona que sufre igual que lo hace él, e igual que lo haces tú. Es decir, alguien que siente, con sus miedos, ilusiones, metas, corazas, debilidades, al igual que tú. Esa es la lección de Woodroof. Que la obtiene cuando cambia su marco de referencia. Curiosa y paralelamente, McConaughey, también experimenta un radical cambio en su profesión, al cambiar su marco de referencia, ya que rueda como no está acostumbrado a hacerlo: Tomas de hasta 15 minutos, una sóla cámara y con un presupuesto irrisorio. Y que, recientemente, ha sido recompensado por su entorno profesional, con la mayor distinción.

Propuesta: Siéntate tranquilamente, y haz una revisión de tus hitos o logros. Puedes dibujarlo en una línea, anotando en la parte superior el año en que se produjo. Toma consciencia de esos momentos y analízalos. Desgrana que habilidades, conocimientos, valores, pusiste en práctica.  Reconócelos y valóralos. También revisa tus errores o debilidades, y aprende de ellos. Sí estás pasando por un mal momento, te pueden servir de ayuda para reconectar con tu verdadero yo, y no confundir circunstancias externas, con tu verdadera esencia. Sin lugar a dudas, lograrás ponderarte.

Sonríe. Y date un homenaje. Reconócete y recompénsate. Y adquiérelo como un hábito. Esto también lo puedes aplicar en tu entorno. Puedes reconocer algún talento, en tus amigos, o en el trabajo, o con tu pareja. Simplemente exprésalo con sinceridad. y, recompénsalo también, sí te sale de dentro . Es algo simbólico, pero adquirir este hábito te reportará una mayor calidad en tus relaciones.

Finalmente, me despido con las palabras de nuestro cowboy, “…y tengo una sola vida… una para que signifique algo…”

Un fuerte abrazo.

primer-paso1.jpg

tuprimerpaso.wordpress.com

“El Dilema”


▶ The Insider (El dilema) – Etica en el cine – YouTube

“El Dilema”

Esta cinta fue dirigida por el costumbrista – efectista Anthony Mann (Heat, Alí, etc) en 1999. En el reparto se encuentran actores de la talla de Russel Crow, Al Pacino, y Cristopher Plummer.

La historia se desarrolla en el seno de una todopoderosa organización tabacalera, en donde nuestro protagonista (Russel Crow) presta sus servicios para “Brown & Willianson” en calidad de directivo y científico, hasta que es despedido.

A partir de este momento se va desgranando el dilema que tiene preso a este hombre: Informar públicamente de las manipulaciones realizadas en el contenido del tabaco, con vistas a provocar adicción en los consumidores de dicho producto, o permanecer en silencio, de acuerdo con su claúsula de confidencialidad, reflejado en contrato, lo que le haría perder determinados beneficios, como un seguro médico y varios millones de dólares.

Por otro lado, Al Pacino en el papel de Lowell Bergman, afamado productor de “60 minutos” uno de los programas de más éxito en la cadena CBS, también debe rebuscar en su interior y hacer frente a otro dilema ético, tras la negativa de la cadena a emitir el documento, y la posterior emisión del mismo omitiendo parte de la información crucial.

Esta historia es completamente real, y fue el detonante para llevar a juicio a las 7 compañías tabacaleras más influyentes del momento.

A raíz de esta interesante propuesta, me gustaría realizar un viaje de acompañamiento con nuestro personaje principal (Jeffrey Wigand), similar al que realizamos en un proceso de coaching, donde será el propio protagonista quien desvele su camino:

1.- El reto.

reto

Nada más y nada menos, que enfrentarse al lobby de la industria tabacalera, con el objeto de efectuar una denuncia que él consideraba (y más adelante, el sistema judicial norteamericano) que iba en contra de la salud pública, y que se estaba ocultando o, simplemente, no se estaba advirtiendo de ello.

Ya hemos aterrizado el reto de nuestro amigo. Va encaminado a que se presente en primer plano en la realidad del cliente. Cuando concretamos el reto y lo aproximamos al coachee, se acerca tanto, que parece que puedes tocarlo, olerlo, sentirlo. Cobra vida y se presenta ante tus narices, para qué le conozcas bien.

El objetivo es destilar, las posibles interferencias, que, consciente o inconscientemente te hacen dejar TU reto, en un segundo plano, pasando a expresar algún otro que, probablemente, esté relacionado con el reto primordial, pero no se trata de él.

Es dar en la diana. Desvelar qué queremos conseguir.

2.- Explorar el sentido.

sentido

Probablemente, Jeffrey Wigand, unos meses antes, nunca se hubiera imaginado, ni por un instante, que iba a comprometer su estabilidad financiera, emocional, familiar por voluntad propia.

¿qué motivo tan poderoso pone a nuestro científico en esa senda tan sinuosa y plagada de pendientes?.

Probablemente, sí Wigand, hubiera hecho público su propósito de vida, estarían incluidos sus valores.

Es lo que dota de sentido real a nuestra acción. Es lo que nos hace congruentes, en primer lugar, con nosotros mismos. Es tu marca interna personal. El sello de la casa. El “Made in Me”.

¿Para qué?, sería la pregunta que más resonaría en nuestro cliente en este caso.

Nuestro científico, casi con seguridad, rumiaría, silenciosamente, frente al espejo, cada mañana, su decisión antes de tomarla.

En realidad, el camino de los valores, es una lucha interna, contigo mismo en primer lugar, por mantener el rumbo cuando el barco es azotado por mil inclemencias.

Aunque no siempre es el camino más fácil.

3.- Explorar el ser.

Nos adentramos en el universo de las habilidades, las fortalezas, las aptitudes, los dones, etc. De su realidad interna (sustentada por los creencias, actitudes, experiencia, normas, axiomas, reglas, emociones, etc) y su realidad externa (formado por su entramado y sistemas de relaciones en los diferentes ámbitos: Pareja, familiar, laboral, social).

ser

En esta ocasión, Wigand, se enfrenta a algo que es completamente nuevo para él, quizás por ello su decisión de continuar con la denuncia, es proporcional a la situación que está viviendo.

Su marco de referencia transmuta. De ser vicepresidente en una gran compañía, con el reconocimiento y estabilidad en todos los órdenes, que ello implic,a  a sufrir y sentir una espiral de agresiones psicológicas, físicas, presiones y amenazas por parte, tanto de extraños como de íntimos.

El clímax de esta situación, viene de la mano de la decisión de su mujer de separarse y llevarse a sus hijos consigo.

Entonces, ¿qué le ha ocurrido a nuestro protagonista? . ¿Sufre de algún tipo de demencia?. ¿Ha perdido el norte?.

Lógicamente, existirán partidarios de estas hipótesis. Aunque también, los habrá que piensen que este hombre está haciendo lo que cree que tiene que hacer. Es esencial destacar en esta actuación que, a pesar del miedo, de la deslealtad, de que su marco de referencia ha volado por los aires, de la pérdida del “status quo”, Wigand continua el camino que ha decidido tomar.

Se puede ver como nuestra amiga resiliencia, le acompaña a lo largo de la película.  Se puede palpar esa capacidad para hacer frente a situaciones adversas y, en este caso, no experimentadas hasta el momento.

Replánteate, cuestiona tu marco de referencia, compuesto por creencias limitantes, barreras, miedos, generalizaciones, etc. Asoma la cabeza, más allá de la zona donde siempre has podido refrendar o justificar tus actuaciones y pensamientos y suelta lastre. Imagina qué impacto tendría en tu vida esta nueva forma de enfocar tu realidad.

 

4.- Explorar el camino.

camino2

Plantéate cómo será la senda que te llevará al objetivo, al reto que te has propuesto.

¿cuál será tu primer paso?,¿Qué dificultades o barreras prevees encontrar?, ¿ cómo los resolverás?, ¿Qué impacto tendrá en tu entorno?, ¿Con que recursos internos y externos cuentas?, ¿qué plan “B” tienes?.

Cuando ya hemos fijado el rumbo, después de pasar por las etapas anteriores, nos ponemos a caminar por el sendero elegido.

Cuando encuentres un obstáculo que nos ha previsto o que sientes que es más importante de lo que habías previsto, vuelve a replantear tu esquema, haz un listado sencillo de ventajas y desventajas y valóralo, dótalo de una puntuación. La flexibilidad y la amplitud de miras, te servirán como compañeras de viaje. No se trata del “caiga quien caiga”, sino de caminar con ligereza de creencias limitantes, y cargado de respeto, generosidad, confianza, ilusión, mirada dialógica, determinación, compromiso, responsabilidad y empatía.

Wigand, se replantearía este camino, en muchas ocasiones, hasta el punto de verse en un “callejón sin salida”, pero siempre hay soluciones y se sale del túnel. La buena noticia, es que ese túnel, está basado en una representación mental que hacemos de la realidad, y que tú puedes regular tus emociones hasta un punto en que te oprima,n pero no mantenerlas intactas hasta el punto en que te asfixien.

Al final, recuerda, que no hay un camino predeterminado, sino que es la consecuencia de la libertad en tu toma de decisiones. Y que éste puede ser modificado según lo vayas recorriendo.

Un abrazo.