INTERESTELLAR. Necesidades vs Valores.


Dirigida por Cristopher Nolan (Origen, Memento) en 2014. Nos plantea los últimos coletazos de nuestro planeta; los recursos se acaban. Hay una plaga, una especie de polvo que penetra en lo más profundo del campo, de la ciudad y del ser. El aire se vuelve irrespirable. Un mundo en el que cobra más importancia ser un buen granjero que sepa cuidar las tierras y obtener frutos para poder vivir, que un ingeniero. No existe financiación para estudiar el espacio ni tampoco para armamento. En este contexto se decide enviar varias misiones tripuladas hacia 12 planetas, donde es posible que puedan existir unas condiciones aptas para que se desarrolle la vida humana.

Cada uno de los personajes de la cinta toma sus decisiones según se incline la balanza personal hacia la necesidad, o hacia los valores, como en muchos de los dilemas que se presentan en nuestras vidas.

Nada más terminar de ver esta película tenía un run run que no me dejaba tranquilo. Concretamente eran las palabras de uno de los protagonistas, Dr. Mann (Matt Damon) que decían lo siguiente “no puedes imaginarte lo que he sufrido, no deseo a nadie que pase por esta situación. No tener con quien comunicarse”.

El punto de partida de este artículo nace de la siguiente pregunta: ¿qué provoca que dicho protagonista intente asesinar a los compañeros de una de las misiones , que han acudido para comprobar si hay posibilidades de iniciar allí un futuro?

Cuando la necesidad prima sobre el valor.

No es otra que la necesidad. En este caso de evitar la soledad a perpetuidad. El hombre es un ser relacional. Somos seres esencialmente abiertos a los demás, por lo que en dicha relación se despliegan todas las capacidades y riqueza de nuestra naturaleza. Como decía Ortega y gasset “el hombre es un ser social en las más elemental textura, no es en él algo accidental o sobrevenido”. Hasta en la novela de Daniel Defoe, “Robinson Crusoe”, nuestro protagonista tiene que crear un “compañero” imaginario: Viernes, para poder llevar esa soledad, ese aislamiento nocivo.

Ahora entra en juego, la categoría de necesidades desarrollada por Abraham Maslow. Las diferenciaba en cinco:

  • Básicas o fisiológicasnecesidades
  • de seguridad
  • de afiliación
  • de reconocimiento
  • de autorrealización

La norma de esta teoría es que sí no se cubren las necesidades báscias no se puede aspirar a cubrir las del escalón superior. Es decir, si no dispones de alimento, poco te puede importar aspirar a cubrir las necesidades sociales.

Nuestro protagonista, al tener cubiertas las de fisiológicas y de seguridad (por el momento), se posiciona en una situación que le llleva a querer cubrir esa necesidad a costa de sus principios morales y éticos. Es decir busca esa necesidad relacional, como si se tratase de alimento, se convirte en un ser primitivo. sin embargo, no se trata del único personaje que, ante una situación límite (la extinción del planeta) busca otras vías diferentes a la lógica de la supervivencia.

  • Otro personaje, Tom (Casey Affleck) siente la necesidad de quedarse con su familia y cuidar de sus tierras y rechazar la ayuda de su hermana, científica de la NASA, de trasladarles a unas instalaciones seguras, aún a costa de sacrificar a su familia.

¿Qué le lleva a tomar esta decisión? Podemos hablar de la necesidad de encontrar un sentido último a lo que le queda de existencia. Podemos hablar de una elección basada en la libertad de de la misma, y que al final, se materializa en permanecer al cuidado de sus tierras. Es una necesidad de sentido. Posiblemente, para muchos, no esté dotada de una lógica, sin embargo, es su decisión que va acompañada por algo que ha dado sentido a su vida, y que, alcanza a la propia necesidad de supervivencia, en caso de ser sometido a un dilema.

Probablemente, las teeorías de Mandred Max Neef y Martin Hopenhayn en el libro Desarrollo a escala humana (1986), complementen los estudios de Maslow; nos cuentan que existe un sistema de nueve necesidades con cuatro formas de realización: subsistencia,protección, afecto, comprensión, participación, creación, recreo, identidad y libertad, mediante el ser, el tener, el hacer y el relacionarse.

Cuando el valor está por encima de la necesidad. 

  • Otro personaje es el del doctor Brand (Michael Caine) que dirige el último reducto de la NASA, y cree que un agujero de gusano se ha descubierto en el sistema solar en órbita alrededor de Saturno, es la única posibilidad de supervivencia para la humanidad: el objetivo es atravesar el agujero de gusano para colonizar nuevos mundos en otra galaxia. Sin embargo, a pesar de dedicar toda su vida al estudio del espacio y sus agujeros negros, no ha podido dar con la ecuación que resuelve el problema del transporte a través de estos elementos. Pasan los años y sigue manteniendo sus planes, con la única finalidad de proveer de una esperanza a la humanidad.

Aquí si se ve, claramente, la decisión de proveer de última opción a la humanidad, aunque sepa que es imposible lograrlo. Aquí sus valores entran en juego, ya que me recuerda al personaje de la novela de Unamuno, “San Manuel, bueno y mártir” que, a pesar, de haber perdido la fé, sigue realizando su labor porque piensa que está por encima la felicidad del pueblo.

Cuando el valor está  por encima de  la necesidad.

  • Por último, tenemos al protagonista, Joseph Cooper (Matthew Mc Conaughey), sobre quien recae la responsabilidad de pilotar una de las naves que van en búsqueda de las misiones enviadas a otros planetas. Cooper debe decidir entre abandonar a sus hijos (Dra. Murphy) o salvar a la humanidad.

Nos encontramos ante otro dilema, el de permanecer con los seres queridos, o embarcarse en una misión que ayude a un colectivo más amplio. Necesidad del amor de tus hijos, o el de la búsqueda de algo más grande: el bien común.  

¿Cómo son las decisiones que tomamos? ¿en qué se basan ? autorrealizacion Yo creo que, al final, las necesidades están determinadas, como decía Maslow, según el nivel que ocupemos en la pirámide. Sin embargo, los valores recorren transversalmente esta pirámide, para acabar formando otra necesidad; la de poner en juego tus valores y, en mi opinión, está intimamente ligada a la necesidad de autorealización. Éstos dan forma al sentido que apliquemos a nuestras vidas, marcan nuestro camino.  Nos adentramos en el terreno de la autorealización, de para qué venimos a este mundo. Es comparable al estado de paz o de quietud, que se alcanza cuando se hace lo que proporciona autenticidad al ser.  Y esta decisión basada en valores, también es una necesidad. Una necesidad de no fallarte a tí mismo. Es una necesidad de compromiso personal, contigo mismo. Del sentimiento íntimo de legado.

No obstante, las necesidades de Maslow también nos atrapan como una mosca en una tela de araña. tela de arañaSomos capaces de soltarnos de las primeras-fisiológicas-en nuestra sociedad con relativa facilidad. Sin embargo, en la de seguridad nos quedamos más enganchados (ejemplos, como los seguros, hipotecas, comportamientos, etc). Las de pertenencia es muy difícil soltarse, y las de reconocimiento son las que más nos enganchan. Para evitarlo, sólo existe una posibilidad y es la de tomar conciencia de nuestro ego. En su última etapa Maslow, desdobló la necesidad de reconocimiento en dos (singularidad y variedad) y la de autorrealización en crecimiento y contribución. Llegados a este punto, podemos decir que los deseos son la expresión social de las necesidades. Muchas veces, satisfacemos las necesidades con deseos y con esto no logramos cubrir lo que, en realidad, nos falta (un ejemplo, padres que dan a sus hijos lo que les piden, cuando, en realidad, lo que está demandando es una necesidad de cariño o de compañía). Sin embargo¿ qué ocurre sí dedicamos más atención a cubrir la necesidad de crecimiento y contribución?pues que nos encaminamos a realizar acciones que dotan de sentido nuestra vida y contribuyen a generar crecimiento en nuestro entorno de forma ecológica y no egoista.

No es de extrañar que nuestra brújula interna ande imantada en estos tiempos. Para que marque la dirección elegida, debemos mirar hacia nuestro interior, conocernos, reflexionar sobre quién somos y quién queremos ser, sobre hacia donde queremos dirigir nuestras vidas. Debemos tener presente cuál es el sentido, el propósito, la dirección que damos a nuestros pasos. Esto, sin lugar a dudas, nos proporcionará las coordenadas de nuestro yo interno.

Pero para ello debemos estar dispuestos a salir de nuestra zona de confort, a no dejarnos llevar por nuestros miedos, nuestras creencias limitantes, nuestras barreras. Debemos estar dispuestos a cruzar el umbral de nuestra comodidad, de lo seguro, y dar pasos hacia esa zona, donde el crecimiento y desarrollo personal se da. Hoy más que nunca. No hace falta esperar a que nuestro planeta se consuma.

El autoconocimiento nos permitirá identificar nuestras fortalezas,  el potencial que llevamos dentro, y también nuestras debilidades, aquello que nos aleja de lo que realmente queremos ser y lograr. Y nuestros valores, que nos proporcionarán esa perseverancia y constancia necesaria cuando no veamos el final del tunel. Emprende los pasos necesarios para conseguir tus metas. Sean cual sean. Escala hacia lo alto de la pirámide, porque ahí es donde se encuentra esa necesidad de autorrealización que todos llevamos dentro y que, consciente o inconscientemente, perseguimos durante y/o en algún momento de nuestra existencia.Tus sueños están ahí por alguna razón, . Descúbrelos y toma tu decisión…   metas Un abrazo.

tuprimerpaso.

Cantante en el metro. (Emociones I).



Hace algunos días, realizando mi trayecto diario en la línea 10 de metro de Madrid, presencié una escena que me impactó.

En la parada de Batán, una mujer se subió al vagón. Empezó a cantar una canción. Simplemente dijo, “quiero regalarles una canción de mi tierra”. A medida, que las palabras comenzaron a salir de su boca, el resto de viajeros fué prestando más atención a la señora. Aunque la respuesta del público, se tradujo en risas, miradas de incredulidad y codazos en el brazo del compañero de al lado.

Yo mismo, me quedé perplejo, ya que, simplemente, su voz era pésima e incongruente con la letra que estaba interpretando y, además, su cuerpo estaba inerte y sin ningún atisbo de acompañamiento en la acción que estaba realizando.

Para ser sincero, la pista que encontré acerca de sí lo que estaba recitando era una canción o no, fué que el estribillo se repetió más de una vez.

Centré mi atención en la imagen de la señora y lo que estaba ocurriendo a mi alrededor y, me imaginé que, quizás, estaba recibiendo algún tratamiento psicológico, ya que no podía entender cual era la finalidad de su actuación.

Inmediatamente, otro pensamiento surcó mi mente. Esta vez, me sorprendió el valor con el que esta mujer se presentaba ante los que la rodeaban. Sin inmutarse ante las risas, unas veces contenidas, y otras no tanto, que permanecían en el ambiente.

El tren llegó a su próxima parada, y la mujer seguía cantando. De repente, se abrieron las puertas, y entró en escena, un señor que solicitaba una ayuda para su familia, ya que se encontraba en desempleo y no tenía ningún medio para facilitarles algo de comida.

La voz de este hombre, era potente y casi, instigadora, por lo que la mujer que estaba cantando, simplemente, dejó de hacerlo y se fué al extremo del vagón, en espera de que el tren abriera sus puertas otra vez.

En ese momento, atravesé el vagón, salteando algunas extremidades, caderas, bolsos, carteras y miradas, y me dispuse a tocarla en el hombro, mientras me introducía la mano en un bolsillo y acertaba a sacar una moneda.

Exclamé, “tenga señora”. Ella se volvió. Me miró a los ojos y, entonces,  pude comprobar una mirada limpia, húmeda, con un grado de emoción y expresión, como pocas veces he contemplado, y me dijo:”es una canción de amor de mi tierra, y, sólo quería compartirla con vosotros, porque es muy bonita y para mi significa mucho”.

Mi interpretación de lo que había presenciado unos instantes antes, cambió radicalmente. Más tarde me pregunté porqué esa emoción e intensidad que transmitía su mirada no se había plasmado en aquella canción. Empecé a rebobinar mentalmente, y descubrí que su cuerpo y sus palabras estaban totalmente desconectadas de su emoción. No sabía conectarlas, o, al menos, durante esos momentos no logró hacerlo.

Con esta anécdota, quiero transmitir la importancia de trasladar nuestra emoción al resto de agentes . No ya sólo para lograr una comunicación más efectiva, sino para experimentar  en todo nuestro ser la emoción.

Cuando en mis talleres y sesiones, formulo la pregunta: “¿que emoción estás sintiendo?”. La mayoría de los clientes responden con respuestas como: “bien, mal, tranquilo, disperso, incómodo, tenso, etc”.

Ninguna de estas respuestas podrían ubicarse dentro de la categoría de emociones.

No conocemos cuáles son las diferentes emociones que habitan en nosotros o en el  otro.

Y mucho menos, solemos estar habituados a conectar esa emoción con el cuerpo.

Desconocemos que cuando estamos sintiendo verguenza, por ejemplo, podemos experimentar, según cada persona, varias emociones básicas a la vez: Miedo, tristeza y sorpresa.

No nos han enseñado, que las 6 emociones básicas de las que, cuelgan las demás son: Alegría, tristeza, miedo,  enfado, asco y sorpresa .


cuadro.emociones

Muchos se quedan perplejos, cómo sí estuviera hablando de brujería, cuando preguntan: “¿el asco es una emoción?.

Y es natural. Sí no nos han educado en dicho campo, ¿cómo lo vamos a reconocer?. Y sí a esto le sumas, la tendencia cultural sobre la conveniencia o no de mostrar tus emociones, obtenemos esa falta de conocimiento.

Propuesta:

Trae a tu memoria sucesos en los que experimentaste las emociones nombradas arriba. Empieza con una emoción, siéntela. Ahora crea una escultura con tu propio cuerpo, que represente la emoción que estás experimentando. Permanece así unos minutos, y se consciente de esa conexión entre cuerpo y emoción. Desde ese estado, acompáñalo de palabras (las que te evoque esa emoción. Sin racionalizarlo) y mueve el cuerpo. Desplázate por el espacio e integra todo lo que estás experimentando. Presta atención a cada detalle, puede ser una buena pista para más tarde explorar y profundizar.

Pregúntante, ¿qué emoción te ha resultado más difícil experimentar?. ¿cuáles experimentas con más frencuencia a lo largo del día? ¿cuál la que menos?. ¿y en tus relaciones?.¿qué cambios podrías realizar?¿cómo podrías regular su intensidad y frecuencia?. ¿qué beneficios te reportaría?. ¿qué consecuencias?.

Explora y prueba a introducir pequeños cambios en tus emociones.

También puedes consultar con un profesional que te acompañe en dicho camino. En un proceso de coaching, las emociones ocupan un lugar clave, tanto para el autoconocimiento, como para el logro de tus objetivos y la realización personal.

Avancemos en el mundo de las emociones, experimentémoslas, sintámoslas, ya que de esta manera podemos estar mucho más cerca de conocernos a nosotros mismos y conocer a los demás.

Un abrazo muy fuerte.

Dallas Buyers Club (El Superviviente). (Héroe II).


Dirigida en el año 2013 porJean-Marc Vallée y rodada en tan solo 25 días, con un presupuesto ínfimo,  es una película biográfica basada en la vida de Ron Woodroof (vieja gloria de los rodeos  y con una querencia especial por las drogas y el bourbon), y protagonizada por Matthew McConaugheyJared LetoJennifer Garner y Steve Zahn.

¿qué es aquello que nos hace levantarnos de la cama cada día, aún en las peores condiciones?

¿qué energía mueve a aquellos que tratan de buscar nuevas vías para la solución de sus problemas, o para alcanzar sus objetivos, aunque, una y otra vez se vuelvan más estrechas, hasta el punto de dejarte en un aparente callejón sin salida?.

Hablamos de la supervivencia. La supervivencia, no tiene por qué plasmarse solamente en el hecho de querer vivir o desear continuar la existencia. Qué evidentemente, es nuestro más profundo instinto.

Se trata también de dotar de un sentido a tu existencia. El estado de felicidad, no se alcanza sólamente teniendo las necesidades básicas cubiertas. Se trata de que cuando tus valores, derechos y creencias están siendo vulnerados, saques fuerza de flaqueza y combatas con todas tus fuerzas contra lo que te está siendo arrebatado. Se trata de no traicionar aquello que has decidido que te acompañe en tu camino. Este es el verdadero camino del héroe. En realidad, es la construcción de una sana autoestima y respeto por tí mismo.

Y pasa muchas veces. En el día a día. No hace falta estar recluido en un campo de concentración plagado de esvásticas. O  dentro del grupo de compradores que crea nuestro protagonista. Ya que aquí el contexto nos dirige a una lucha entre los intereses de la administración (influencias, acuerdos económicos,etc) y los de un puñado de seres humanos,  afectados por el  virus VIH, quienes no reciben un tratamiento que está comprobado, que es beneficioso, aduciendo que dichos medicamentos no están aprobados por los organismos reguladores. Y cual es la verdadera razón de fondo, que existe un medicamento que ha sido investigado y fabricado por una compañía farmaceútica, y que es necesario promocionar.

Impresionante lucha, la que lleva a cabo nuestro protagonista.

¿y qué hacemos cuándo nos vemos en una situación en la que está siendo vulnerado aquello en lo que creemos, que forma parte de nuestra esencia?.

Algunos toman el camino pasivo. De mantener el estatus quo. De dejar que pase la tormenta. De hacer como sí no hubiera sucedido nada. De ponerse una venda en los ojos. ¿Os resuena?.

Otros optan por un camino activo. De defender aquello que es importante y esencial en sus vidas. Podemos hablar del “no fallarse a sí mismos”. De ser fiel a aquello que decides que es importante.

Interesante punto de partida.

¿qué hace falta para no fallarse a uno mismo?

  • En primer lugar, podríamos hablar de AUTOCONOCIMIENTO. autocomocimiento¿nos conocemos realmente?. ¿sabemos cuáles son nuestras fortalezas y debilidades ¿y nuestros valores?, ¿qué sentido y prioridad le damos en nuestras vidas?, ¿están presentes en el día a día? ¿qué actividades y comportamientos en nuestra vida diaria, los honran y cuáles los deshonran?.

Propuesta: Ve a un sitio tranquilo. Acomódate y haz un simple listado de actividades diarias. Reflexiona y anota qué valores y contravalores están presentes . Por ejemplo, sí para ti el respeto en un valor, y no lo estás aplicando en alguna actividad, quizás estará presente  su contravalor, que sería la falta de respeto (puede darse en cualquiera de tus entornos: familia, pareja, trabajo, amistad)

Toma consciencia de ello. Ya que te encontrarías ante un conflicto de valores. Y de ahí deriva un malestar creciente, que, en ocasiones, no serás capaz de discernir de dónde procede. En otras palabras. Estás lidiando una lucha interna contigo mismo. Donde la incongruencia entre lo que piensas, lo que dices, y lo que haces no se encuentran en un mismo punto. Han decidido tomar caminos separados. Y a partir de ahí, parece que las cosas no van bien. Surgen los problemas.

Revisa ese listado y date cuenta de sí están presentes, sí no lo están, o sí te gustarían que estuviesen más presente en tu día a día . Entonces diseña un plan para incorporarlos y revísalo periódicamente. Estoy seguro de que la calidad de tus experiencias que vives mejorarán, y la respuesta de tu entorno no se hará esperar.

  •  PONER LÍMITES.

Una vez que hallas completado la fase anterior, decide cuáles son tus límites. ¿Hasta dónde permites que tu entorno rebase estos límites, y entre en conflicto con aquello que para ti es importante?.limites

Nuestro protagonista decide que su entorno es tóxico para conseguir sus objetivos, o, simplemente, para sobrevivir. Y lo deja a un lado.

Tú decides. ¿Cómo son esos límites?: flexibles, infranqueables, sólidos, frágiles…

No estamos hablando de que te conviertas en un indio sioux, que se pone en pie de guerra en cuanto alguien profana su territorio. Aunque sí, de que seas consciente de para qué sirven esos límites que has decidido marcarte, cuál es el objetivo final de estos límites, y sí te están siendo  útiles o no. Una vez que empieces a incorporarlos a tu vida, podrás trabajar con ellos y transformarlos o afianzarlos.

Propuesta: Dibuja una circunferencia y desde el centro traza varias líneas rectas, a modo de los radios de una rueda de bicicleta. Nombra cada porción, que van a ser las principales relaciones que hay en  tu vida: trabajo, pareja, familia, etc.

Indica que valores te gustarían que estuviesen presentes en cada área y toma consciencia de cuáles no están. Con ello podrás tener una mejor comprensión de qué tipo de relaciones mantienes y como construir las que realmente deseas disfrutar.

  •  ASERTIVIDAD.

Ya estamos en la fase del camino. Del día a día. ¿cómo puedo poner en práctica esto en mi vida diaria?. Siendo asertivo.
asertividad

La asertividad suele definirse como un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos. Cabe mencionar que la asertividad es una conducta de las personas, un comportamiento. Es también una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.

A continuación, mostramos algunas de las características principales de la persona asertiva:

  • Ve y acepta la realidad
  • Actúa y habla con base a hechos concretos y objetivos
  • Toma decisiones por voluntad propia
  • Acepta sus errores y aciertos
  • Es autoafirmativo, siendo al mismo tiempo gentil y considerado
  • No es agresivo; está dispuesto a dirigir, así como a dejar que otros dirijan
  • Puede madurar, desarrollarse y tener éxito, sin resentimiento
  • Permite que otros maduren, se desarrollen y tengan éxito
  • Pide lo que necesita, dice lo que piensa, y expresa lo que siente, con respeto.

¿qué os parece? Suena bien, ¿verdad?. Aunque no es una tarea fácil. Es algo en lo que tenemos que adiestrarnos.  Paso a paso. Pero sí fijarlo como un objetivo clave, sí es que todavía no somos asertivos, o, deseamos serlo.

  • DISCIPLINA.

Esto es el “core” de cualquier cambio que deseemos realizar en nuestras vidas. Vale para todo. El objetivo final, se traduce en hábitos. Por naturaleza, es más fácil, adoptar hábitos que estén más cercanos al placer, que los que están posicionados alrededor del sacrificio y/ o incomodidad.

disciplinaTomemos el ejemplo de Woodroof. Una vez que decide sus objetivos de vivir más allá de los 30 días con los que fue pronosticado su fin de viaje, se transforma en un auténtico experto en nutrición, que, decide solamente nutrirse de aquello que es adecuado para su organismo.

Una reciente investigación proveniente del University College de Londres reclutó a 96 personas que estaban interesadas en formar nuevos hábitos muy sencillos como ingerir frutas en las comidas o correr 15 minutos al día.

Fue necesaria una media de 66 días para lograr consolidar el hábito. La práctica sin lugar a dudas facilita cierta automatización pero estos avances podrían perderse si la persona abandona el proyecto antes de los 60 días, donde el hábito finalmente se consolida. No obstante, no todas las personas necesitaron de 66 días; a unas pocas privilegiadas les bastó con 18 días mientras que otras necesitaron hasta 254 días, casi nueve meses para lograr consolidar el hábito.

–       Los investigadores además nos hacen notar algunos detalles que podrían sernos de utilidad para nuestra vida cotidiana:

–       Saltarnos un día en el entrenamiento no reduce nuestras posibilidades de formar el hábito.

–       El hecho de necesitar más días para formar un hábito no indica que éste no se consolidará sino que somos personas más resistentes a la rutina.

–       Para formar un hábito en los primeros días es imprescindible una fuerte motivación intrínseca y un elevado grado de persistencia.

  • RECONOCIMIENTO

Reconoce tu esfuerzo y prémialo. Esto mejorará tu relación contigo mismo. Hará que construyas una autoestima más sana. Admírate y expresátelo. Recuerda. De dentro hacia fuera. Sí tu no reconoces tu esfuerzo, tu talento, incluso tus debilidades, tu entorno lo podrá hacer por ti, pero no va a estar todos los días de tu vida para recordártelo, y no lograrás integrarlo.

Reconoce también a tu entorno. Todo lo que te ha ofrecido, te ofrece y te ofrecerá. Admíralo y exprésaselo. Más aún en aquellas situaciones en las que te sientes vulnerable.reconocimiento

Nuestro protagonista, pasa de ser un recalcitrante cowboy texano homófobo , a tener como compañero de viaje en sus últimos años, a un transexual. Y, finalmente, logra reconocerle como una persona que sufre igual que lo hace él, e igual que lo haces tú. Es decir, alguien que siente, con sus miedos, ilusiones, metas, corazas, debilidades, al igual que tú. Esa es la lección de Woodroof. Que la obtiene cuando cambia su marco de referencia. Curiosa y paralelamente, McConaughey, también experimenta un radical cambio en su profesión, al cambiar su marco de referencia, ya que rueda como no está acostumbrado a hacerlo: Tomas de hasta 15 minutos, una sóla cámara y con un presupuesto irrisorio. Y que, recientemente, ha sido recompensado por su entorno profesional, con la mayor distinción.

Propuesta: Siéntate tranquilamente, y haz una revisión de tus hitos o logros. Puedes dibujarlo en una línea, anotando en la parte superior el año en que se produjo. Toma consciencia de esos momentos y analízalos. Desgrana que habilidades, conocimientos, valores, pusiste en práctica.  Reconócelos y valóralos. También revisa tus errores o debilidades, y aprende de ellos. Sí estás pasando por un mal momento, te pueden servir de ayuda para reconectar con tu verdadero yo, y no confundir circunstancias externas, con tu verdadera esencia. Sin lugar a dudas, lograrás ponderarte.

Sonríe. Y date un homenaje. Reconócete y recompénsate. Y adquiérelo como un hábito. Esto también lo puedes aplicar en tu entorno. Puedes reconocer algún talento, en tus amigos, o en el trabajo, o con tu pareja. Simplemente exprésalo con sinceridad. y, recompénsalo también, sí te sale de dentro . Es algo simbólico, pero adquirir este hábito te reportará una mayor calidad en tus relaciones.

Finalmente, me despido con las palabras de nuestro cowboy, “…y tengo una sola vida… una para que signifique algo…”

Un fuerte abrazo.

primer-paso1.jpg

tuprimerpaso.wordpress.com