“El lobo de Wall Street”. (El LIDER)


Con esta vuelta de tuerca, Martin Scorsese, consigue mostrarnos otra vez su universo de sexo, drogas y desenfreno, aunque esta vez sin asesinatos, ni familias mafiosas. Esta cinta plagada de sarcasmo y crítica al mundo de las finanzas, saca a relucir la figura del LIDER.

Este es mi punto de referencia para este artículo.

Leornardo Di Caprio, consagrado, desde mi punto de vista, como el actor más versátil que ilumina la pantalla en los últimos años, interpreta el papel de Jordan Belfort, un recién licenciado en Biología que, en los últimos años de la década de los 80, decide ser corredor de bolsa con el fin de conseguir su meta: Hacer fortuna.

A partir de esta premisa, nuestro protagonista, una vez que consigue su licencia de corredor de bolsa, ve como su camino se ve interrumpido por el mayor desastre en los mercados de valores, tras el crack del 29, más conocido como “el lunes negro”.

En este etapa, nuestro joven corredor de bolsa, todavía no conoce de qué madera está hecho. Aunque posiblemente, su instinto y el destino le lleven a no dejar su sueño a un lado. Tras leer su mujer un anuncio clasificado en prensa, dónde solicitan corredores de bolsa, decide presentarse en dicha empresa y crear su proyecto.

En esta cinta nos encontramos con algunas de las características que un líder debería gestionar adecuadamente. Repasemos alguno de estos conceptos clave:

1.- Conocimiento.

Uno de los requisitos para ser un buen líder, es el conocimiento. Podrá no ser un experto, pero sí debe conocer aquello que quiere liderar. Ese conocimiento del entorno, dónde se desarrolla su proyecto le aportará los datos necesarios para construir su mapa de ruta.conocimiento

Y cuando hablo de conocimiento no me refiero a engrosar títulos en el curriculum, sino que el líder también tiene la habilidad de conocer qué tipo de formación o conocimiento necesita aprender o desarrollar.

2.- Refuerza constantemente el mensaje de grupo.

Impresiona ver la escena en que Di Caprio, arenga a sus empleados hacia el camino de la victoria, hacia el cumplimiento de los objetivos de la organización.

No pretendo entrar en el tema ético de la empresa, y más concretamente, de Stratton Oakmont (empresa fundada y presidida por Belfort).No se trata en esta ocasión de esto.

Belfort, consigue que sus empleados estén motivados, porque también recibirán una compensación por su trabajo y porque aquellos que trabajan allí, desean estar en esa empresa y no otra. Desean formar parte de ese equipo.

No sólo hay que vender tu proyecto al cliente externo, aquí el cliente interno es el primero que debe “comprar” lo que vendes.

3.- Comunicación.

No sólo es importante ¿qué dices?, sino también ¿cómo lo dices?.

comunicacion

En otras palabras, habla el mismo lenguaje que tu audiencia. O mejor aún, haz que tu público entienda tu lenguaje.

Pule tu forma de comunicar, aquella con la que te identificas, aquella que te hace auténtico, aquella que es tu marca personal. Aunque no caigas en la manipulación, simplemente, estate alerta sobre qué funciona y que no.

Haz que tus reuniones o tus exposiciones, sean amenas, a pesar del tema que estés tratando. O por lo menos, resulta creativo. Tú también disfrutarás, cada vez más, de aquello que antes te parecía neutro o aburrido.

4.- Arriesga.

arriesgar

Sal cada día un poco mas de tu zona de confort. No te instales en el trono. No puedes ser el oráculo. Ofrece algo más de ti a los que te rodean. Comparte algo. Humanízate. Baja al barro. Y sí te sientes vulnerable, mucho mejor. Pronto descubrirás, más cosas de ti, al recorrer este camino.

5.- Resistencia.

En este apartado, no comparto la forma en que Belfort se ocupa de este asunto. Las drogas fueron usadas en décadas pasadas, para esa resistencia, el ritmo de trabajo, para estar siempre en primera línea.

resistencia

Esto ya forma parte del guión de determinadas películas. Aunque sí es necesario cuidarse. Estar en forma físicamente. Cuidar la alimentación. Las horas de sueño. Pruebe con meditación, yoga. Se trata de cuidar y limpiar el cuerpo y la mente.

Manten tu equilibrio, en definitiva.

6. Celebración y sentido del humor.

Encuentre algo que celebrar y hazlo sinceramente y con naturalidad. Festeja los éxitos celebracionde la compañía, aquellos cumplimientos de objetivos que se han conseguido. No se trata de las fiestas desmesuradas que aparecen en la cinta. Pero hazlo. También puedes emplear la creatividad.

7. Valores del equipo.

Minimiza las diferencias de equipo. Intenta limar esas diferencias de status y preocúpate por ello. La autoridad se puede mantener por otros medios. Trata de identificar valores comunes y poténcialos. Un coach de equipos puede ser muy útil en todo este recorrido. Revisa la misión e incluye a tu equipo de manera principal, sí no lo has hecho ya.

Insiste en la cortesía, y erradica los comportamientos irrespetuosos y de otra índole.

8. Simbolismo y ejemplo personal.

Utiliza el simbolismo para dar más fuerza a tu mensaje o a tu acción. Sí indicas a tu empresa que hay que reducir costes, da ejemplo. Estoy seguro que encontrarás este punto de equilibrio y ese mensaje que tu equipo pueda captar. En este sentido, es francamente divertido observar la danza pseudo tribal con pequeños golpes en el pecho que cada uno de los empleados de la firma, ejecuta y comparte. Crea!.

9. El conflicto.

conflictoAutogestiona el conflicto. Vence al enfado en pequeñas dosis. Lima las diferencias, y encuentra puntos de intersección.las diferencias personales, no deben prosperar. Afánete en resolverlas con humildad, y naturalidad. No es un signo de debilidad, sino de luchar por sacar adelante un proyecto y por entender que el equipo debe permanecer unido.

10.- Ródeate de un buen equipo.

Haz que tu equipo sea el mejor. Entrénalo. Dótale de las herramientas y conocimientos que necesitan. Reconoce el talento, poténcialo y prémialo. Todos llevamos un talento dentro. No hace falta que sean los más caros y experimentados. Tú puedes hacer que se superen y sacar lo mejor de ellos. De eso se trata.

En la cinta vemos como Belfort hace de vendedores de “rastrillo”, auténticos corredores de bolsa que tienen una actuación sobresaliente en su trabajo, por medio de la formación, la motivación, la confianza, el reconocimiento y claro está, la compensación.

Es tu equipo y tienes que salir a jugar con él.

Un abrazo.

primer paso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s