“El Dilema”


▶ The Insider (El dilema) – Etica en el cine – YouTube

“El Dilema”

Esta cinta fue dirigida por el costumbrista – efectista Anthony Mann (Heat, Alí, etc) en 1999. En el reparto se encuentran actores de la talla de Russel Crow, Al Pacino, y Cristopher Plummer.

La historia se desarrolla en el seno de una todopoderosa organización tabacalera, en donde nuestro protagonista (Russel Crow) presta sus servicios para “Brown & Willianson” en calidad de directivo y científico, hasta que es despedido.

A partir de este momento se va desgranando el dilema que tiene preso a este hombre: Informar públicamente de las manipulaciones realizadas en el contenido del tabaco, con vistas a provocar adicción en los consumidores de dicho producto, o permanecer en silencio, de acuerdo con su claúsula de confidencialidad, reflejado en contrato, lo que le haría perder determinados beneficios, como un seguro médico y varios millones de dólares.

Por otro lado, Al Pacino en el papel de Lowell Bergman, afamado productor de “60 minutos” uno de los programas de más éxito en la cadena CBS, también debe rebuscar en su interior y hacer frente a otro dilema ético, tras la negativa de la cadena a emitir el documento, y la posterior emisión del mismo omitiendo parte de la información crucial.

Esta historia es completamente real, y fue el detonante para llevar a juicio a las 7 compañías tabacaleras más influyentes del momento.

A raíz de esta interesante propuesta, me gustaría realizar un viaje de acompañamiento con nuestro personaje principal (Jeffrey Wigand), similar al que realizamos en un proceso de coaching, donde será el propio protagonista quien desvele su camino:

1.- El reto.

reto

Nada más y nada menos, que enfrentarse al lobby de la industria tabacalera, con el objeto de efectuar una denuncia que él consideraba (y más adelante, el sistema judicial norteamericano) que iba en contra de la salud pública, y que se estaba ocultando o, simplemente, no se estaba advirtiendo de ello.

Ya hemos aterrizado el reto de nuestro amigo. Va encaminado a que se presente en primer plano en la realidad del cliente. Cuando concretamos el reto y lo aproximamos al coachee, se acerca tanto, que parece que puedes tocarlo, olerlo, sentirlo. Cobra vida y se presenta ante tus narices, para qué le conozcas bien.

El objetivo es destilar, las posibles interferencias, que, consciente o inconscientemente te hacen dejar TU reto, en un segundo plano, pasando a expresar algún otro que, probablemente, esté relacionado con el reto primordial, pero no se trata de él.

Es dar en la diana. Desvelar qué queremos conseguir.

2.- Explorar el sentido.

sentido

Probablemente, Jeffrey Wigand, unos meses antes, nunca se hubiera imaginado, ni por un instante, que iba a comprometer su estabilidad financiera, emocional, familiar por voluntad propia.

¿qué motivo tan poderoso pone a nuestro científico en esa senda tan sinuosa y plagada de pendientes?.

Probablemente, sí Wigand, hubiera hecho público su propósito de vida, estarían incluidos sus valores.

Es lo que dota de sentido real a nuestra acción. Es lo que nos hace congruentes, en primer lugar, con nosotros mismos. Es tu marca interna personal. El sello de la casa. El “Made in Me”.

¿Para qué?, sería la pregunta que más resonaría en nuestro cliente en este caso.

Nuestro científico, casi con seguridad, rumiaría, silenciosamente, frente al espejo, cada mañana, su decisión antes de tomarla.

En realidad, el camino de los valores, es una lucha interna, contigo mismo en primer lugar, por mantener el rumbo cuando el barco es azotado por mil inclemencias.

Aunque no siempre es el camino más fácil.

3.- Explorar el ser.

Nos adentramos en el universo de las habilidades, las fortalezas, las aptitudes, los dones, etc. De su realidad interna (sustentada por los creencias, actitudes, experiencia, normas, axiomas, reglas, emociones, etc) y su realidad externa (formado por su entramado y sistemas de relaciones en los diferentes ámbitos: Pareja, familiar, laboral, social).

ser

En esta ocasión, Wigand, se enfrenta a algo que es completamente nuevo para él, quizás por ello su decisión de continuar con la denuncia, es proporcional a la situación que está viviendo.

Su marco de referencia transmuta. De ser vicepresidente en una gran compañía, con el reconocimiento y estabilidad en todos los órdenes, que ello implic,a  a sufrir y sentir una espiral de agresiones psicológicas, físicas, presiones y amenazas por parte, tanto de extraños como de íntimos.

El clímax de esta situación, viene de la mano de la decisión de su mujer de separarse y llevarse a sus hijos consigo.

Entonces, ¿qué le ha ocurrido a nuestro protagonista? . ¿Sufre de algún tipo de demencia?. ¿Ha perdido el norte?.

Lógicamente, existirán partidarios de estas hipótesis. Aunque también, los habrá que piensen que este hombre está haciendo lo que cree que tiene que hacer. Es esencial destacar en esta actuación que, a pesar del miedo, de la deslealtad, de que su marco de referencia ha volado por los aires, de la pérdida del “status quo”, Wigand continua el camino que ha decidido tomar.

Se puede ver como nuestra amiga resiliencia, le acompaña a lo largo de la película.  Se puede palpar esa capacidad para hacer frente a situaciones adversas y, en este caso, no experimentadas hasta el momento.

Replánteate, cuestiona tu marco de referencia, compuesto por creencias limitantes, barreras, miedos, generalizaciones, etc. Asoma la cabeza, más allá de la zona donde siempre has podido refrendar o justificar tus actuaciones y pensamientos y suelta lastre. Imagina qué impacto tendría en tu vida esta nueva forma de enfocar tu realidad.

 

4.- Explorar el camino.

camino2

Plantéate cómo será la senda que te llevará al objetivo, al reto que te has propuesto.

¿cuál será tu primer paso?,¿Qué dificultades o barreras prevees encontrar?, ¿ cómo los resolverás?, ¿Qué impacto tendrá en tu entorno?, ¿Con que recursos internos y externos cuentas?, ¿qué plan “B” tienes?.

Cuando ya hemos fijado el rumbo, después de pasar por las etapas anteriores, nos ponemos a caminar por el sendero elegido.

Cuando encuentres un obstáculo que nos ha previsto o que sientes que es más importante de lo que habías previsto, vuelve a replantear tu esquema, haz un listado sencillo de ventajas y desventajas y valóralo, dótalo de una puntuación. La flexibilidad y la amplitud de miras, te servirán como compañeras de viaje. No se trata del “caiga quien caiga”, sino de caminar con ligereza de creencias limitantes, y cargado de respeto, generosidad, confianza, ilusión, mirada dialógica, determinación, compromiso, responsabilidad y empatía.

Wigand, se replantearía este camino, en muchas ocasiones, hasta el punto de verse en un “callejón sin salida”, pero siempre hay soluciones y se sale del túnel. La buena noticia, es que ese túnel, está basado en una representación mental que hacemos de la realidad, y que tú puedes regular tus emociones hasta un punto en que te oprima,n pero no mantenerlas intactas hasta el punto en que te asfixien.

Al final, recuerda, que no hay un camino predeterminado, sino que es la consecuencia de la libertad en tu toma de decisiones. Y que éste puede ser modificado según lo vayas recorriendo.

Un abrazo.

Anuncios

2 comentarios en ““El Dilema”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s